Reflexiones

Por Temas

Reflexiones por día

abril 2020
L M X J V S D
« Mar    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930  

ARCHIVO

Noticias del Vaticano

Sin etiqueta

Reflexión diaria

 
 

Que todos los fieles cristianos se acerquen diariamente al Sagrado Convite.

 
 

Jesucristo y su Iglesia desean que todos los fieles cristianos se acerquen diariamente al Sagrado Convite, principalmente para que unidos con Dios por medio del sacramento en él tomen fuerzas para refrenar las pasiones, purificarse de las culpas leves cotidianas, e impedir los pecados graves a que está expuesta la debilidad humana.

SS San Pío X
Decreto Sancta Tridentina Synodus
20/10/1905


 
 
2020-04-04 08:00:00

Reflexión diaria

 
 

¿Cuáles son los frutos y efectos que recibimos en la Comunión? F

 
 

F.- La Comunión es prenda de vida eterna.

De acuerdo a las palabras de Cristo en Cafarnaúm, la Eucaristía constituye un adelanto de la bienaventuranza celestial y de la futura resurrección del cuerpo: “El que come mi carne y bebe mi sangre tiene la vida eterna, y yo lo resucitaré, en el último día” (Jn 6, 54; cfr. Dz. 875).

Que es verdaderamente prenda de la gloria futura, lo canta la liturgia: “Oh sagrado banquete, en el que Cristo es nuestra comida, se celebra el memorial de su Pasión, el alma se llena de gracia y se nos da la prenda de la gloria futura” (Himno, O Sacrum Convivium).

Si la Eucaristía es el memorial de la Pascua del Señor y si por nuestra comunión en el altar somos colmados de gracia y bendición, la Eucaristía es también la anticipación de la gloria celestial (Catecismo de la Iglesia Católica, n. 1402).


 
 
2020-04-03 08:00:00

Reflexión diaria

 
 

¿Cuáles son los frutos y efectos que recibimos en la Comunión? E

 
 

E.- La Comunión nos preserva de futuros pecados mortales.

La Eucaristía hace la Iglesia.

Los que reciben la Eucaristía se unen más estrechamente a Cristo. Por ello mismo, Cristo une a todos los fieles en un solo cuerpo: La Iglesia.

La comunión renueva, fortifica, profundiza esta incorporación a la Iglesia realizada ya por el Bautismo. En el Bautismo fuimos llamados a no formar más que un solo cuerpo.

La Eucaristía realiza esta llamada: “El cáliz de bendición que bendecimos, ¿no es acaso comunión con la Sangre de Cristo? Y el pan que partimos, ¿no es comunión con el Cuerpo de Cristo? Porque aun siendo muchos, un solo pan y un solo cuerpo somos, pues todos participamos de un solo pan” (1 Co 10, 16-17).

Catecismo de la Iglesia Católica, n. 1396


 
 
2020-04-02 08:00:00

Reflexión diaria

 
 

¿Cuáles son los frutos y efectos que recibimos en la Comunión? D

 
 

D.- La Comunión borra los pecados veniales.

Como el alimento corporal sirve para restaurar la pérdida de fuerzas, la Eucaristía fortalece la caridad que, en la vida cotidiana, tiende a debilitarse; y esta caridad vivificada borra los pecados veniales (Cf. C.C. de Trento: DS 1638).

Dándose a nosotros, Cristo reaviva nuestro amor y nos hace capaces de romper los lazos desordenados con las criaturas y de arraigarnos en Él.

En la Comunión Jesús es Médico, que suministra el remedio para la enfermedad y fortalece nuestra debilidad, preservándonos de los pecados futuros: por ello el Concilio de Trento llama a la Eucaristía “antídoto”, con el que somos liberados de las culpas cotidianas y somos preservados de los pecados mortales (Dz 875).

Catecismo de la Iglesia Católica, n. 1394


 
 
2020-04-01 08:00:00

Reflexión diaria

 
 

¿Cuáles son los frutos y efectos que recibimos en la Comunión? C

 
 

C.- La Comunión nos separa del pecado.

El Cuerpo de Cristo que recibimos en la comunión es “entregado por nosotros”, y la Sangre que bebemos es “derramada por muchos para el perdón de los pecados”. Por eso la Eucaristía no puede unirnos a Cristo sin purificarnos al mismo tiempo de los pecados cometidos y preservarnos de futuros pecados.

“Cada vez que lo recibimos, anunciamos la muerte del Señor (1 Co 11,26). Si anunciamos la muerte del Señor, anunciamos también el perdón de los pecados. Si cada vez que su Sangre es derramada, lo es para el perdón de los pecados, debo recibirle siempre, para que siempre me perdone los pecados. Yo que peco siempre, debo tener siempre un remedio” (San Ambrosio, Sacr.4.28).

Catecismo de la Iglesia Católica, n. 1393


 
 
2020-03-31 08:00:00

Reflexión diaria

 
 

¿Cuáles son los frutos y efectos que recibimos en la Comunión? B

 
 

B.- La Comunión es el alimento del alma.

Lo que el alimento material produce en nuestra vida corporal, la comunión lo realiza de manera admirable en nuestra vida espiritual. La comunión con la Carne de Cristo resucitado, “vivificada por el Espíritu Santo vivificante”, conserva, acrecienta y renueva la vida de gracia recibida en el Bautismo. Este crecimiento de la vida cristiana necesita ser alimentado por la comunión eucarística, pan de nuestra peregrinación, hasta el momento de la muerte, cuando nos sea dada como viático.

La gracia sacramental específica de la Eucaristía es llamada gracia nutritiva, porque se nos da a manera de alimento divino, que conforta y vigoriza en el alma la vida sobrenatural.

Todos los efectos que el manjar y la bebida corporal producen en relación con la vida del cuerpo, sustentándola, aumentándola, reparándola y deleitándola, todos esos los produce este sacramento en relación con la vida del espíritu.

Catecismo de la Iglesia Católica, n. 1392


 
 
2020-03-30 08:00:00

Reflexión diaria

 
 

¿Cuáles son los frutos y efectos que recibimos en la Comunión? A

 
 

A.- La Comunión acrecienta nuestra unión con Cristo.

Recibir la Eucaristía en la comunión da como fruto principal la unión íntima con Cristo Jesús. En efecto, el Señor dice: “Quien come mi Carne y bebe mi Sangre habita en mí y yo en él” (Jn 6, 56). La vida en Cristo encuentra su fundamento en el banquete eucarístico: “Lo mismo que me ha enviado el Padre, que vive, y yo vivo por el Padre, también el que me coma vivirá por mí” (Jn 6, 57).

La Sagrada Eucaristía es capaz de producir por sí misma un aumento de gracia santificante mayor que cualquier otro sacramento, por contener al mismo Autor de la gracia. Por eso se puede decir que, al ser la gracia unión con Cristo, el fruto principal de la Eucaristía es la unión íntima que se establece entre quien recibe el sacramento y Cristo mismo.

Catecismo de la Iglesia Católica, n. 1391


 
 
2020-03-29 08:00:00

Reflexión diaria

 
 

La Santa Misa es apasionante.

 
 

La Santa Misa no es un aburrimiento, es apasionante. La Santa Misa exige interioridad.

J. P. Manglano
La Misa: antes, durante y después


 
 
2020-03-28 08:00:00

Reflexión diaria

 
 

El sacrificio de la Ultima Cena, el de la Cruz y el del altar.

 
 

La única diferencia entre el sacrificio de la Misa y el de la cruz está en el modo de ofrecerse: en la cruz fue cruento (con derramamiento de sangre) y en la Misa es incruento (sin derramamiento de sangre), bajo las apariencias de pan y vino. Los sacrificios de la Ultima Cena, el de la Cruz y el del altar, son idénticos.

P. Jorge Loring S.I.


 
 
2020-03-27 08:00:00

Reflexión diaria

 
 

Con lágrimas de dolor y de amor a Jesús.

 
 

No te alejes del altar sin derramar lágrimas de dolor y de amor a Jesús, crucificado por tu salvación.

La Virgen Dolorosa te acompañará y será tu dulce inspiración.

San Pío de Pietrelcina


 
 
2020-03-26 08:00:00

Reflexión diaria

 
 

La Eucaristía sabe a María Santísima.

 
 

La Eucaristía sabe a vida eterna y sabe a María, porque la carne que se nos da en la Eucaristía es carne tomada de María.

Sor Teresa Mª de Jesús Ortega, o.p.


 
 
2020-03-25 08:00:00

Reflexión diaria

 
 

La Comunión espiritual.

 
 

Creo, Jesús mío, que estás presente en el Santísimo Sacramento del Altar; te amo sobre todas las cosas y deseo recibirte dentro de mi alma. Mas, no pudiendo hacerlo ahora sacramentalmente, ven espiritualmente a mi corazón. No permitas, Jesús mío, que jamás me aparte y separe de ti.

Así sea.


 
 
2020-03-24 08:00:00

Reflexión diaria

 
 

La Comunión Espiritual bastantes veces al día.

 
 

Si ustedes practican el Santo ejercicio de la Comunión Espiritual bastantes veces al día, en un mes se encontrarán completamente cambiados.

San Leonardo de Porto Maurizio


 
 
2020-03-23 08:00:00

Reflexión diaria

 
 

La comunión espiritual.

 
 

Cuando estuviere legítimamente impedido, tenga siempre buena voluntad y devota intención de comulgar, y así no carecerá del fruto del Sacramento. Porque cualquier devoto puede cada día y cada hora comulgar espiritualmente con fruto. Más en ciertos días y en el tiempo mandado, debe recibir sacramentalmente el cuerpo de su Redentor con afectuosa reverencia, y buscar más bien la gloria y honra de Dios, que su propia consolación. Porque tantas veces comulga místicamente y se alimenta invisiblemente su espíritu, cuantas se acuerda con devoción el misterio de la Encarnación y Pasión de Cristo, y se enciende en su amor.

Beato Tomás de Kempis
La Imitación de Cristo


 
 
2020-03-22 08:00:00

Reflexión diaria

 
 

La Comunión espiritual.

 
 

Creo, Jesús mío, que estás presente en el Santísimo Sacramento del Altar; te amo sobre todas las cosas y deseo recibirte dentro de mi alma. Mas, no pudiendo hacerlo ahora sacramentalmente, ven espiritualmente a mi corazón. No permitas, Jesús mío, que jamás me aparte y separe de ti.

Así sea.


 
 
2020-03-21 08:00:00

Reflexión Diaria


Si usted desea suscribirse para recibir en su correo electrónico una 

Reflexión Diaria sobre

La Santa Misa

 por favor hágalo presionando el siguiente botón:

  Suscripción
kk
 

Reflexiones Diarias

Por Autores

EL APOSTOLADO

El Apostolado de la 

Santa Misa Diaria


¿En qué consiste este Apostolado?


• Asistir y participar en la Santa Misa Diaria, con disposición de atención, oración y aprendizaje.

 

• Ir conociendo y dar a conocer el valor de la Santa Misa.

 

• Orar para que todos los bautizados jamás falten a la Santa Misa dominical y que poco a poco quieran comprometerse a participar diariamente de este Santo Sacrificio.

 

 

Tener como intenciones especiales:

• Orar por la venida del Reino de Dios.

 

• Orar por el Santo Padre, el Colegio Episcopal y los Sacerdotes.

 

• Orar por las vocaciones sacerdotales y religiosas.

 

• Orar por las almas de los sacerdotes difuntos.

 

También nos encuentra en: