Reflexiones

Por Temas

Reflexiones por día

diciembre 2022
L M X J V S D
« Ago    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  

ARCHIVO

Noticias del Vaticano

María Santísima y la Eucaristía

Reflexión diaria

 
 

Ved que diariamente se humilla.

 
 

¡Oh hijos de los hombres!, ¿hasta cuándo seréis duros de corazón? ¿Por qué no reconocéis la verdad y creéis en el Hijo de Dios? Ved que diariamente se humilla, como cuando desde el trono real descendió al seno de la Virgen; diariamente viene a nosotros Él mismo en humilde apariencia; diariamente desciende del seno del Padre al altar en manos del sacerdote…

San Francisco de Asís
Admoniciones 1, 14-18


 
 
2013-08-16 08:00:00

Reflexión diaria

María Santísima anticipó en sí misma lo que en nosotros sucede sacramentalmente.

María concibió en la anunciación al Hijo divino, incluso en la realidad física de su cuerpo y su sangre, anticipando en sí lo que en cierta medida se realiza sacramentalmente en todo creyente que recibe, en las especies del pan y del vino, el Cuerpo y la Sangre del Señor.

San Juan Pablo II
Carta Encíclica Ecclesia de Eucharistia, n. 55


2013-08-15 08:00:00

Reflexión diaria

 
 

Como nuestra Santísima Madre.

 
 

Yo quisiera, Señor, recibiros con aquella pureza, humildad y devoción con que os recibió vuestra Santísima Madre; con el espíritu y fervor de los Santos.

San Josemaría Escrivá de Balaguer


 
 
2013-08-09 08:00:00

Reflexión diaria

 
 

Delicioso manjar.

 
 

Cuando la abeja ha recogido el rocío del cielo y el néctar de las flores más dulce de la tierra, se apresura a su colmena. De la misma forma, el sacerdote, después de haber tomado del altar al Hijo de Dios (que es como el rocío del cielo y verdadero hijo de María, flor de nuestra humanidad), te lo da como manjar delicioso.

San Francisco de Sales, Doctor de la Iglesia
Introducción a la Vida Devota


 
 
2013-08-03 08:00:00

Reflexión diaria

 
 

Carne de mi carne y Sangre de mi sangre.

 
 

La Carne y la Sangre de Jesús son la carne y la sangre maternal de María Santísima.

Si Adán pudo llamar a Eva al ser ella sacada de su costilla: “hueso de mis huesos y carne de mi carne” Gen 2, 23, no puede la Virgen María aun con mayor derecho llamar a Jesús: “¿Carne de mi carne y Sangre de mi sangre?”. Tomado de la “Virgen intacta”, la Carne de Jesús es la carne maternal de María; la Sangre de Jesús es la sangre maternal de María. Así pues, no será nunca posible el separar a Jesús de María Santísima.

Santo Tomás de Aquino
Doctor de la Iglesia


 
 
2013-06-28 08:00:00

Reflexión diaria

¡Bienaventurada tú que has creído!

En cierto sentido, María ha practicado su fe eucarística antes incluso de que ésta fuera instituida, por el hecho mismo de haber ofrecido su seno virginal para la encarnación del Verbo de Dios. La Eucaristía, mientras remite a la pasión y la resurrección, está al mismo tiempo en continuidad con la Encarnación. María concibió en la anunciación al Hijo divino, incluso en la realidad física de su cuerpo y su sangre, anticipando en sí lo que en cierta medida se realiza sacramentalmente en todo creyente que recibe, en las especies del pan y del vino, el cuerpo y la sangre del Señor.

Hay, pues, una analogía profunda entre el fiat pronunciado por María a las palabras del Ángel y el amén que cada fiel pronuncia cuando recibe el cuerpo del Señor. A María se le pidió creer que quien concibió “por obra del Espíritu Santo” era el “Hijo de Dios” (cf. Lc 1, 30.35). En continuidad con la fe de la Virgen, en el Misterio eucarístico se nos pide creer que el mismo Jesús, Hijo de Dios e Hijo de María, se hace presente con todo su ser humano-divino en las especies del pan y del vino.

“Bienaventurada la que ha creído” (Lc 1, 45): María ha anticipado también en el misterio de la Encarnación la fe eucarística de la Iglesia. Cuando, en la Visitación, lleva en su seno el Verbo hecho carne, se convierte de algún modo en “tabernáculo” -el primer “tabernáculo” de la historia- donde el Hijo de Dios, todavía invisible a los ojos de los hombres, se ofrece a la adoración de Isabel, como “irradiando” su luz a través de los ojos y la voz de María. Y la mirada embelesada de María al contemplar el rostro de Cristo recién nacido y al estrecharlo en sus brazos, ¿no es acaso el inigualable modelo de amor en el que ha de inspirarse cada comunión eucarística?

San Juan Pablo II
Carta Encíclica Ecclesia de Eucharistia, n. 55.

 

2012-04-09 08:00:00

Reflexión diaria

 
 

¡Alégrate, Reina del Cielo, aleluya!

 
 

Alégrate, Reina del Cielo; aleluya.

Porque Aquél a quien mereciste llevar en tu seno; aleluya.

Ha resucitado, como lo predijo; aleluya.

Ruega por nosotros a Dios; aleluya.

Goza y alégrate, Virgen María; aleluya.

Porque el Señor verdaderamente ha resucitado; aleluya.

Oremos.

Oh Dios, que por la Resurrección de tu Hijo, nuestro Señor Jesucristo, te has dignado alegrar al mundo, concédenos que por intercesión su Madre, la Virgen María, alcancemos el goce de la vida eterna. Por el mismo Cristo Nuestro Señor. Amén.


 
 
2012-04-08 08:00:00

Reflexión diaria

 
 

María Santísima, nuestro apoyo y guía en la Santa Misa.

 
 

Puesto que la Eucaristía es misterio de fe, que supera de tal manera nuestro entendimiento que nos obliga al más puro abandono a la palabra de Dios, nadie como María puede ser apoyo y guía en una actitud como ésta.

San Juan Pablo II


 
 
2012-03-18 08:00:00

Reflexión diaria

 
 

La Eucaristía sabe a María Santísima.

 
 

La Eucaristía sabe a vida eterna y sabe a María, porque la carne que se nos da en la Eucaristía es carne tomada de María.

Sor Teresa Mª de Jesús Ortega, o.p.


 
 
2012-03-09 08:00:00

Reflexión diaria

¡Madre Santa, ven a comulgar en mí!

“Por eso, yo llamaría maná a la misma Virgen María, porque derramó sobre todos los pueblos un manjar más dulce que la miel.” (San Máximo de Turín)

“Por tanto, el que desee gustar de la dulzura escondida en el Sacramento del Altar y acercarse dignamente a este mismo Sacramento, ha de disponerse invocando el nombre de la Virgen María.” (San Buenaventura)

“Os deseo la alegría de la Virgen María, que por ser humilde de corazón, pudo guardar a Jesús nueve meses en su seno. ¡Qué larga Comunión!” (Santa Madre Teresa de Calcuta)

 

2012-02-11 08:00:00

Reflexión Diaria


Si usted desea suscribirse para recibir en su correo electrónico una 

Reflexión Diaria sobre

La Santa Misa

 por favor hágalo presionando el siguiente botón:

  Suscripción
kk
 

Reflexiones Diarias

Por Autores

EL APOSTOLADO

El Apostolado de la 

Santa Misa Diaria


¿En qué consiste este Apostolado?


• Asistir y participar en la Santa Misa Diaria, con disposición de atención, oración y aprendizaje.

 

• Ir conociendo y dar a conocer el valor de la Santa Misa.

 

• Orar para que todos los bautizados jamás falten a la Santa Misa dominical y que poco a poco quieran comprometerse a participar diariamente de este Santo Sacrificio.

 

 

Tener como intenciones especiales:

• Orar por la venida del Reino de Dios.

 

• Orar por el Santo Padre, el Colegio Episcopal y los Sacerdotes.

 

• Orar por las vocaciones sacerdotales y religiosas.

 

• Orar por las almas de los sacerdotes difuntos.

 

También nos encuentra en: