Reflexiones

Por Temas

Reflexiones por día

diciembre 2017
L M X J V S D
« nov    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

ARCHIVO

Noticias del Vaticano

La Santa Misa y la fe

Reflexión diaria

 
 

La Eucaristía camino de fe que actualiza el misterio de la salvación.

 
 

En la eucaristía confluyen los dos ejes por los que discurre el camino de la fe. Por una parte, el eje de la historia: la eucaristía es un acto de memoria, actualización del misterio, en el cual el pasado, como acontecimiento de muerte y resurrección, muestra su capacidad de abrir al futuro, de anticipar la plenitud final. La liturgia nos lo recuerda con su hodie, el “hoy” de los misterios de la salvación…

S.S. Francisco
Encíclica Lumen Fidei 44


 
 
2014-12-03 08:00:00

Reflexión diaria

La fe alcanza su máxima expresión en la Eucaristía.

La naturaleza sacramental de la fe alcanza su máxima expresión en la eucaristía, que es el precioso alimento para la fe, el encuentro con Cristo presente realmente con el acto supremo de amor, el don de sí mismo, que genera vida…

S.S. Francisco
Encíclica Lumen Fidei 44


2014-12-02 08:00:00

Reflexión diaria

 
 

No participemos en la Santa Misa rutinariamente.

 
 

Incúlquese con constancia a los jóvenes, que aprendan bien las palabras rituales de la Santa Misa y las pronuncien devotamente para no caer en el defecto de decirlas rutinariamente y con precipitación.

San Juan Bosco


 
 
2014-10-31 08:00:00

Reflexión diaria

 
 

La experiencia de la fe significa dejarse nutrir por el Señor .

 
 

…En la Eucaristía se comunica el amor del Señor por nosotros: un amor tan grande que nos nutre con Él mismo; un amor gratuito, siempre a disposición de cada persona hambrienta y necesitada de regenerar las propias fuerzas. Vivir la experiencia de la fe significa dejarse nutrir por el Señor y construir la propia existencia no sobre los bienes materiales, sino sobre la realidad que no perece: los dones de Dios, su Palabra y su Cuerpo.

S.S. Francisco
Solemnidad de Corpus Christi 2014


 
 
2014-07-25 08:00:00

Reflexión diaria

 
 

¡Sucederá lo que creemos!

 
 

Con todo temor, con pura conciencia y fe firme acerquémonos a este Cuerpo y enteramente será [sucederá] para nosotros como creemos, sin que dudemos.

San Juan Damasceno,Doctor de la Iglesia
Sobre la Fe Ortodoxa L.4 C.13


 
 
2014-01-17 08:00:00

Reflexión diaria

 
 

La Eucaristía camino de fe que actualiza el misterio de la salvación.

 
 

En la eucaristía confluyen los dos ejes por los que discurre el camino de la fe. Por una parte, el eje de la historia: la eucaristía es un acto de memoria, actualización del misterio, en el cual el pasado, como acontecimiento de muerte y resurrección, muestra su capacidad de abrir al futuro, de anticipar la plenitud final. La liturgia nos lo recuerda con su hodie, el “hoy” de los misterios de la salvación…

S.S. Francisco
Encíclica Lumen Fidei 44


 
 
2013-11-24 08:00:00

Reflexión diaria

 
 

La fe alcanza su máxima expresión en la eucaristía.

 
 

La naturaleza sacramental de la fe alcanza su máxima expresión en la eucaristía, que es el precioso alimento para la fe, el encuentro con Cristo presente realmente con el acto supremo de amor, el don de sí mismo, que genera vida…

S.S. Francisco
Encíclica Lumen Fidei 44


 
 
2013-11-23 08:00:00

Reflexión diaria

 
 

No participemos en la Santa Misa rutinariamente.

 
 

Incúlquese con constancia a los jóvenes, que aprendan bien las palabras rituales de la Santa Misa y las pronuncien devotamente para no caer en el defecto de decirlas rutinariamente y con precipitación.

San Juan Bosco


 
 
2013-10-31 08:00:00

Reflexión diaria

 
 

A quien voy a recibir es el Hijo del Dios Eterno.

 
 

San Tomás de Aquino en una ocasión se levantó de las cenizas donde había estado postrado, se puso de rodillas, y dijo: “No podría creer con mayor seguridad que Él, a quien voy a recibir es el Hijo del Dios Eterno, aún cuando tuviera una iluminación mil veces más clara que la de la fe”.


 
 
2013-04-03 08:00:00

Reflexión diaria

¿No te sientes más bien trasladado a los Cielos?

Cuando contemplas al Señor sacrificado y puesto sobre el altar, y al sacerdote que ora y asiste al sacrificio, y a todos los presentes bañados con la púrpura de aquella sangre preciosísima, ¿acaso piensas que estás aún entre los hombres y que pisas la tierra?, ¿no te sientes más bien trasladado a los Cielos donde, desterrado de tu alma todo pensamiento carnal, miras con alma desnuda y mente pura las realidades mismas de la gloria? ¡Oh maravilla! ¡Oh benignidad de nuestro Dios! El que está sentado en la gloria junto al Padre, es tomado en aquel momento en manos de todos, y se deja abrazar y estrechar de los que quieren. Así lo hacen con los ojos de la fe…

San Juan Crisóstomo, Doctor de la Iglesia
Sobre el sacerdocio lll, 4-6


2013-02-28 08:00:00

Reflexión diaria

 
 

La Víctima que se inmola por ti a la Divina Justicia.

 
 

Cuando asistas a la Santa Misa, renueva tu fe y medita en la Víctima que se inmola por ti a la Divina Justicia, para aplacarla y hacerla propicia.

San Pío de Pietrelcina


 
 
2012-05-14 08:00:00

Reflexión diaria

 
 

Para participar de la Eucaristía…

 
 

A nadie le es lícito participar de la Eucaristía sino al que crea que son verdad las cosas que enseñamos, y se haya lavado en aquel baño que da el perdón de los pecados y la nueva vida, y lleve una vida tal como Cristo enseñó.

San Justino


 
 
2012-05-04 08:00:00

Reflexión diaria

 
 

Acoger en la fe el don de la Eucaristía es acoger a Jesús mismo.

 
 

El primer anuncio de la Eucaristía dividió a los discípulos, igual que el anuncio de la pasión los escandalizó: “Es duro este lenguaje, ¿quién puede escucharlo?”. La Eucaristía y la cruz son piedras de tropiezo. Es el mismo misterio, y no cesa de ser ocasión de división. “¿También vosotros queréis marcharos?”: esta pregunta del Señor resuena a través de las edades, como invitación de su amor a descubrir que sólo El tiene “palabras de vida eterna”, y que acoger en la fe el don de su Eucaristía es acogerlo a El mismo.

Catecismo de la Iglesia Católica, 1336.


 
 
2012-04-10 08:00:00

Reflexión diaria

¡Bienaventurada tú que has creído!

En cierto sentido, María ha practicado su fe eucarística antes incluso de que ésta fuera instituida, por el hecho mismo de haber ofrecido su seno virginal para la encarnación del Verbo de Dios. La Eucaristía, mientras remite a la pasión y la resurrección, está al mismo tiempo en continuidad con la Encarnación. María concibió en la anunciación al Hijo divino, incluso en la realidad física de su cuerpo y su sangre, anticipando en sí lo que en cierta medida se realiza sacramentalmente en todo creyente que recibe, en las especies del pan y del vino, el cuerpo y la sangre del Señor.

Hay, pues, una analogía profunda entre el fiat pronunciado por María a las palabras del Ángel y el amén que cada fiel pronuncia cuando recibe el cuerpo del Señor. A María se le pidió creer que quien concibió “por obra del Espíritu Santo” era el “Hijo de Dios” (cf. Lc 1, 30.35). En continuidad con la fe de la Virgen, en el Misterio eucarístico se nos pide creer que el mismo Jesús, Hijo de Dios e Hijo de María, se hace presente con todo su ser humano-divino en las especies del pan y del vino.

“Bienaventurada la que ha creído” (Lc 1, 45): María ha anticipado también en el misterio de la Encarnación la fe eucarística de la Iglesia. Cuando, en la Visitación, lleva en su seno el Verbo hecho carne, se convierte de algún modo en “tabernáculo” -el primer “tabernáculo” de la historia- donde el Hijo de Dios, todavía invisible a los ojos de los hombres, se ofrece a la adoración de Isabel, como “irradiando” su luz a través de los ojos y la voz de María. Y la mirada embelesada de María al contemplar el rostro de Cristo recién nacido y al estrecharlo en sus brazos, ¿no es acaso el inigualable modelo de amor en el que ha de inspirarse cada comunión eucarística?

San Juan Pablo II
Carta Encíclica Ecclesia de Eucharistia, n. 55.

 

2012-04-09 08:00:00

Reflexión diaria

 
 

“Haced lo que él os diga”

 
 

Mysterium fidei! Puesto que la Eucaristía es misterio de fe, que supera de tal manera nuestro entendimiento que nos obliga al más puro abandono a la palabra de Dios, nadie como María puede ser apoyo y guía en una actitud como ésta. Repetir el gesto de Cristo en la Última Cena, en cumplimiento de su mandato: “¡Haced esto en conmemoración mía!“, se convierte al mismo tiempo en aceptación de la invitación de María a obedecerle sin titubeos: “Haced lo que él os diga(Jn 2, 5). Con la solicitud materna que muestra en las bodas de Caná, María parece decirnos: “No dudéis, fiaros de la Palabra de mi Hijo. Él, que fue capaz de transformar el agua en vino, es igualmente capaz de hacer del pan y del vino su cuerpo y su sangre, entregando a los creyentes en este misterio la memoria viva de su Pascua, para hacerse así ‘pan de vida’ “.

San Juan Pablo II
Carta Encíclica Ecclesia de Eucharistia, n. 54


 
 
2012-04-07 08:00:00

Reflexión Diaria


Si usted desea suscribirse para recibir en su correo electrónico una 

Reflexión Diaria sobre

La Santa Misa

 por favor hágalo presionando el siguiente botón:

  Suscripción
kk
 

Reflexiones Diarias

Por Autores

EL APOSTOLADO

El Apostolado de la 

Santa Misa Diaria


¿En qué consiste este Apostolado?


• Asistir y participar en la Santa Misa Diaria, con disposición de atención, oración y aprendizaje.

 

• Ir conociendo y dar a conocer el valor de la Santa Misa.

 

• Orar para que todos los bautizados jamás falten a la Santa Misa dominical y que poco a poco quieran comprometerse a participar diariamente de este Santo Sacrificio.

 

 

Tener como intenciones especiales:

• Orar por la venida del Reino de Dios.

 

• Orar por el Santo Padre, el Colegio Episcopal y los Sacerdotes.

 

• Orar por las vocaciones sacerdotales y religiosas.

 

• Orar por las almas de los sacerdotes difuntos.

 

También nos encuentra en: