Reflexiones

Por Temas

Reflexiones por día

octubre 2017
L M X J V S D
« sep    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  

ARCHIVO

Noticias del Vaticano

San Juan Pablo II

Reflexión diaria

 
 

Contemplando a María.

 
 

Contemplando a María, comprenderemos mejor la fuerza transformadora que posee la Eucaristía. Al escucharla a ella, encontraremos en el misterio eucarístico la valentía y el vigor para seguir a Cristo, buen Pastor, y para servirle en los hermanos.

San Juan Pablo II
Solemnidad de Corpus Christi
10 de junio de 2004


 
 
2016-06-21 08:00:00

Reflexión diaria

 
 

El mayor misterio de amor.

 
 

“Él, tomando los cinco panes y los dos peces, alzó la mirada al cielo, pronunció la bendición sobre ellos, los partió y se los dio a los discípulos para que se los sirvieran a la gente” Lc 9, 16. Este signo prodigioso es figura del mayor misterio de amor, que se renueva cada día en la santa misa: mediante los ministros ordenados, Cristo da su Cuerpo y su Sangre para la vida de la humanidad. Y quienes se alimentan dignamente en su mesa, se convierten en instrumentos vivos de su presencia de amor, de misericordia y de paz.

San Juan Pablo II
Solemnidad de Corpus Christi
10 de junio de 2004


 
 
2016-06-20 08:00:00

Reflexión diaria

 
 

María Santísima se convirtió en el primer Tabernáculo.

 
 

“Bienaventurada la que ha creído” (Lc 1, 45): María ha anticipado también en el misterio de la Encarnación la fe eucarística de la Iglesia. Cuando, en la Visitación, lleva en su seno el Verbo hecho carne, se convierte de algún modo en “tabernáculo” -el primer “tabernáculo” de la historia- donde el Hijo de Dios, todavía invisible a los ojos de los hombres, se ofrece a la adoración de Isabel, como “irradiando” su luz a través de los ojos y la voz de María. Y la mirada embelesada de María al contemplar el rostro de Cristo recién nacido y al estrecharlo en sus brazos, ¿no es acaso el inigualable modelo de amor en el que ha de inspirarse cada comunión eucarística?

San Juan Pablo II
Carta Encíclica Ecclesia de Eucharistia, n. 55


 
 
2016-05-26 08:00:00

Reflexión diaria

 
 

El fiat pronunciado por María y el amén que cada fiel pronuncia.

 
 

Hay, pues, una analogía profunda entre el fiat pronunciado por María a las palabras del Ángel y el amén que cada fiel pronuncia cuando recibe el cuerpo del Señor. A María se le pidió creer que quien concibió “por obra del Espíritu Santo” era el “Hijo de Dios” Lc 1, 30.35. En continuidad con la fe de la Virgen, en el Misterio eucarístico se nos pide creer que el mismo Jesús, Hijo de Dios e Hijo de María, se hace presente con todo su ser humano-divino en las especies del pan y del vino.

San Juan Pablo II
Ecclesia de Eucharistia 55


 
 
2016-05-06 08:00:00

Reflexión diaria

 
 

María ha practicado su fe eucarística.

 
 

En cierto sentido, María ha practicado su fe eucarística antes incluso de que ésta fuera instituida, por el hecho mismo de haber ofrecido su seno virginal para la encarnación del Verbo de Dios. La Eucaristía, mientras remite a la pasión y la resurrección, está al mismo tiempo en continuidad con la Encarnación. María concibió en la anunciación al Hijo divino, incluso en la realidad física de su cuerpo y su sangre, anticipando en sí lo que en cierta medida se realiza sacramentalmente en todo creyente que recibe, en las especies del pan y del vino, el cuerpo y la sangre del Señor.

San Juan Pablo II
Ecclesia de Eucharistia 55


 
 
2016-05-05 08:00:00

Reflexión diaria

 
 

No dudéis, fiaros de la Palabra de mi Hijo.

 
 

Con la solicitud materna que muestra en las bodas de Caná, María parece decirnos: “no dudéis, fiaros de la Palabra de mi Hijo. Él, que fue capaz de transformar el agua en vino, es igualmente capaz de hacer del pan y del vino su cuerpo y su sangre, entregando a los creyentes en este misterio la memoria viva de su Pascua, para hacerse así ‘pan de vida’”.

San Juan Pablo II
Ecclesia de Eucharistia 53


 
 
2016-05-04 08:00:00

Reflexión diaria

 
 

Haced lo que él os diga: ¡Haced esto en conmemoración mía!

 
 

Mysterium fidei! Puesto que la Eucaristía es misterio de fe, que supera de tal manera nuestro entendimiento que nos obliga al más puro abandono a la palabra de Dios, nadie como María puede ser apoyo y guía en una actitud como ésta. Repetir el gesto de Cristo en la Última Cena, en cumplimiento de su mandato: “¡Haced esto en conmemoración mía!”, se convierte al mismo tiempo en aceptación de la invitación de María a obedecerle sin titubeos: “Haced lo que él os diga” Jn 2, 5.

San Juan Pablo II
Ecclesia de Eucharistia 54


 
 
2016-05-03 08:00:00

Reflexión diaria

 
 

María puede guiarnos hacia este Santísimo Sacramento.

 
 

Si queremos descubrir en toda su riqueza la relación íntima que une Iglesia y Eucaristía, no podemos olvidar a María, Madre y modelo de la Iglesia. En la Carta apostólica Rosarium Virginis Mariae, presentando a la Santísima Virgen como Maestra en la contemplación del rostro de Cristo, he incluido entre los misterios de la luz también la institución de la Eucaristía.(102) Efectivamente, María puede guiarnos hacia este Santísimo Sacramento porque tiene una relación profunda con él.

San Juan Pablo II
Ecclesia de Eucharistia 53


 
 
2016-05-01 08:00:00

Reflexión diaria

 
 

María es mujer eucarística con toda su vida.

 
 

La relación de María con la Eucaristía se puede delinear indirectamente a partir de su actitud interior. María es mujer eucarística con toda su vida. La Iglesia, tomando a María como modelo, ha de imitarla también en su relación con este santísimo Misterio.

San Juan Pablo II
Ecclesia de Eucharistia


 
 
2015-12-10 08:00:00

Reflexión diaria

 
 

Nos da la posibilidad de llegar al manantial mismo de la gracia.

 
 

La Eucaristía es un tesoro inestimable; no sólo su celebración, sino también estar ante ella fuera de la Santa Misa, nos da la posibilidad de llegar al manantial mismo de la gracia.

San Juan Pablo II


 
 
2015-03-07 08:00:00

Reflexión diaria

 
 

Todo lo que Cristo ha llevado a cabo en su pasión y muerte.

 
 

En el “memorial” (la Santa Misa) del Calvario está presente todo lo que Cristo ha llevado a cabo en su pasión y muerte. Por tanto, no falta lo que Cristo ha realizado también con su Madre para beneficio nuestro.

San Juan Pablo II
Carta Encíclica Ecclesia de Eucharistia, n. 57


 
 
2015-02-09 08:00:00

Reflexión diaria

 
 

No podemos olvidar a María, Madre y modelo de la Iglesia.

 
 

Si queremos descubrir en toda su riqueza la relación íntima que une Iglesia y Eucaristía, no podemos olvidar a María, Madre y modelo de la Iglesia.

San Juan Pablo II
**Carta Encíclica Ecclesia de Eucharistia n. 53*


 
 
2014-12-25 08:00:00

Reflexión diaria

El que come mi Carne y bebe mi Sangre, tiene Vida Eterna.

Quien se alimenta de Cristo en la Eucaristía no tiene que esperar el más allá para recibir la vida eterna: la posee ya en la tierra como primicia de la plenitud futura, que abarcará al hombre en su totalidad.

San Juan Pablo II
Carta Encíclica Ecclesia de Eucharistia


2014-10-18 08:00:00

Reflexión diaria

 
 

La potencia del Espíritu divino.

 
 

Sin la potencia del Espíritu Divino, ¿cómo podrían unos labios humanos hacer que el pan y el vino se conviertan en el Cuerpo y la Sangre del Señor hasta el fin de los tiempos?

San Juan Pablo II
Carta del Jueves Santo de 1998


 
 
2014-08-12 08:00:00

Reflexión diaria

 
 

La Eucaristía es la principal y central razón de ser del sacramento del Sacerdocio.

 
 

Si la Eucaristía es centro y cumbre de la vida de la Iglesia, también lo es del ministerio sacerdotal. Por eso, con ánimo agradecido a Jesucristo, nuestro Señor, reitero que la Eucaristía es la principal y central razón de ser del sacramento del Sacerdocio, nacido efectivamente en el momento de la institución de la Eucaristía y a la vez que ella.

San Juan Pablo II
Carta Encíclica Ecclesia de Eucharistia, n. 61


 
 
2014-06-04 08:00:00

Reflexión Diaria


Si usted desea suscribirse para recibir en su correo electrónico una 

Reflexión Diaria sobre

La Santa Misa

 por favor hágalo presionando el siguiente botón:

  Suscripción
kk
 

Reflexiones Diarias

Por Autores

EL APOSTOLADO

El Apostolado de la 

Santa Misa Diaria


¿En qué consiste este Apostolado?


• Asistir y participar en la Santa Misa Diaria, con disposición de atención, oración y aprendizaje.

 

• Ir conociendo y dar a conocer el valor de la Santa Misa.

 

• Orar para que todos los bautizados jamás falten a la Santa Misa dominical y que poco a poco quieran comprometerse a participar diariamente de este Santo Sacrificio.

 

 

Tener como intenciones especiales:

• Orar por la venida del Reino de Dios.

 

• Orar por el Santo Padre, el Colegio Episcopal y los Sacerdotes.

 

• Orar por las vocaciones sacerdotales y religiosas.

 

• Orar por las almas de los sacerdotes difuntos.

 

También nos encuentra en: